LVP. Análisis de Joan Prieto - caster de la LVP

Cómo el nuevo Call of Duty mejora la escena competitiva

Por LVP. 25 de Octubre de 2017, 12:45h

Con la salida de cada nuevo Call of Duty, los jugadores de la escena competitiva saben que han de mutar rápido si desean seguir compitiendo al máximo nivel. Es una carrera contrarreloj. Desde el minuto uno, los pros se afanan en acumular horas y horas de juego. Con la llegada de WW2, Call of Duty regresa a sus raíces y, con ello, a una forma de entender la competición que se parece mucho a la de los juegos clásicos. 

Algunos creen que los mismos pros que triunfaron en esos juegos volverán a hacerlo. Otros, que con la era jetpack se ha consolidado una nueva generación de jugadores que está destinada, de ahora en adelante, a eclipsar a la anterior. No sabemos lo que va a pasar: si los más veteranos recuperarán el terreno perdido este año con Infinite Warfare o si las jóvenes promesas que han revolucionado el panorama nacional en esta última etapa volverán a hacerlo en WW2, aunque eso signifique tener que adaptarse a un nuevo estilo de juego. En cualquier caso, lo que sí sabemos es que por primera vez en el competitivo de Call of Duty veremos un choque de estilos muy diferentes, que convierte la nueva era que está por venir en una de las más interesantes de los últimos cinco años. Además, con el espectacular telón de la Segunda Guerra Mundial de fondo.

Ha pasado mucho tiempo desde que en 2014 Sledgehammer Games reinventara la forma que teníamos de entender el Call of Duty con los famosos jetpacks. Ahora son ellos mismos los que se encargan de devolver a la saga sus raíces. Muchos de nosotros ya habíamos jugado a Call of Duty antes, pero otros no saben qué implica exactamente eso de recuperar la esencia de los clásicos de la saga. Por eso, en este artículo os explicamos cómo el nuevo Call of Duty: WW2 mejorará la escena competitiva

Lo más importante a tener en cuenta es que en WW2 la estrategia retomará el papel fundamental que tenía en otras entregas, como Black Ops 2, que se recuerda como el mejor Call of Duty competitivo hasta la fecha. Antes, cuando perdíamos una posición importante a nivel estratégico podíamos volver rápidamente con los jetpacks, outplayear al rival y recuperarla. Ahora ya no. Con esta manera de entender el competitivo regresa la supremacía de la mente sobre la pura skill. El posicionamiento será ahora mucho más relevante. Ya no es tan importante ser bueno con los mandos, sino estar en el lugar oportuno en el momento oportuno y saber tomar la decisión adecuada. En otras palabras, al volverse el Gameplay menos frenético, el comportamiento de los jugadores se vuelve más previsible, pero a la vez las posibilidades de sorprender a los demás jugadores se multiplican. 

Por otro lado, ahora que se reducen los saltos de los enemigos, también podremos prestar más atención a la parte estratégica de la partida: controlar el mapa, conocer bien la posición de nuestros compañeros, intuir la de nuestros rivales e intentar sorprenderlos. Infinite Warfare apenas te dejaba tiempo para pensar. A menudo, correr y matar servían para sacarle una gran ventaja al equipo rival. Un solo jugador podía cambiar el curso de una partida. En WW2 será más necesario que nunca el trabajo en equipo. Es lo que marcará la verdadera diferencia. Y todo el mundo sabe que ese es uno de los elementos distintivos de cualquier deporte electrónico: la estrategia.

Otro de los componentes a tener en cuenta son los roles. Como ya hemos dicho, competir en WW2 será mucho más difícil. Los jugadores tendrán que conocer a fondo los mapas y saber tomar las mejores decisiones para su equipo. Sin embargo, conseguir las kills seguirá siendo igual de importante, o más. Quizás ya no matemos a 30 enemigos por partida, pero cada baja que consigamos contará el doble. Aguantar nuestra posición en el mapa gracias a una sola kill puede frustrar el ataque o las defensas de un equipo entero. Es por eso que los roles estarán ahora mucho más definidos. Los jugadores polivalentes, capaces de saber jugar más de un rol a la vez, serán una rareza. Las funciones de cada rol serán doblemente importantes, a la vez que el nivel de habilidad que requiere llegar a dominarlos se multiplica por diez. Por no hablar de que modos como Buscar y Destruir y Tomar la Bandera volverán a su esencia, por lo que presumo que las partidas alcanzarán cotas de intensidad que no veíamos hace años.

Comentarios

11 comentarios