El trono de Call of Duty tiene nuevo dueño: eMonkeyz

 Albert Lanza Rodríguez,

Ni Giants Gaming, ni Team Heretics. eMonkeyz Club logró el título de campeón de Call of Duty en la duodécima temporada de la Liga de Videojuegos Profesional por primera vez en su historia. Para jugadores como Israel “Genox” Casado o Mario “xCala” Jarque, que nunca habían participado en una fase final de Gamergy, ha sido llegar y besar el santo.

Nervios, tensión, y una gran inquietud hicieron acto de presencia tanto en los jugadores como en los asistentes durante los minutos previos del partido. Ambos conjuntos soñaban culminar los cinco meses de competición alzando el trofeo en un escenario donde, ya no es que no cupiera ni un alfiler, es que incluso los accesos se llenaron de espectadores que no quisieron perderse el último partido del curso. 

El Punto Caliente estuvo marcado por la gran rivalidad entre Israel “Genox” Casado y Endika “Sukry” Andres. Ambos protagonizaron jugadas espectaculares y fueron los jugadores más importantes de sus respectivos equipos. Aún con la gran actuación de Sukry y compañía, el justo y claro vencedor fue eMonkeyz, que se mantuvo por delante en el marcador durante todo el mapa y cerró en cuanto tuvo la primera oportunidad.

Los monos volvieron a dominar en el Buscar y Destruir, pese a tener que lidiar con un Sukry espléndido y un Daniel “Supraaz” Lechuga siguiendo su estela. Ambos tiraron del carro, pero se encontraron delante de un conjunto muy superior en todas las coberturas decisivas. La cara de los ninjas al término del segundo mapa indicaba que algo no iba bien y que iban a necesitar de un milagro para llevarse la final. 

KIYF denotó una clara falta de ideas durante gran parte del tercer mapa y fue incapaz de superar a un rival que se volvió a mostrar implacable en Enlace. Javier “Cooperz” Angosto firmó la anotación decisiva justo después de evitar un punto contrario parando el esférico en el aire. El milagro llegaba, pero para colocar a los monos a un paso del título.

A punto estuvieron los ninjas de iniciar una posible remontada en el cuarto mapa. Después de un tira y afloja entre ambas escuadras, en el que fue sin duda el punto más disputado del encuentro, los monos relucieron como colectivo y culminaron la eliminatoria en el hardpoint decisivo.

Las lágrimas de Kamil “Dirty” Mora fueron la antítesis de la euforia con la que los ganadores levantaron el trofeo. eMonkeyz se proclamó campeón de la Superliga Orange después de eliminar al todopoderoso Giants Gaming y a un KIYF que arrolló al ex campeón en semifinales. Título merecidísimo para una escuadra que el año pasado se quedó a las puertas de la gloria y que este curso ha completado una gran temporada regular y una excepcional final de la Superliga Orange.