La primera gran cita de mixwell en Cloud9

 Sergio "g0tt" García-Moreno,

La segunda edición del sueño americano de Óscar “mixwell” Cañellas abre el telón este mismo fin de semana con BLAST Pro Series Los Ángeles, el torneo en el que debutará con la camiseta de Cloud9.

El catalán se verá rodeado en esta nueva aventura de una mezcla de talento y juventud con la que buscará volver a llenar de alegrías e ilusión a un buen puñado de aficionados que seguro, seguirán sus andanzas por tierras norteamericanas.

El patrón del barco es un viejo conocido de mixwell, Damian “daps” Steele, con el que ya compartió equipo en el año 2016 en las filas de OpTic Gaming. Es el hombre de la escena internacional más capaz para la tarea que se le ha encargado, escoger a cuatro jugadores, arrancar un equipo desde sus cimientos más básicos y llevarlo a competir con los mejores. Por el camino, también se le demanda que lave la imagen de un Cloud9 muy castigado en los últimos meses por sus dudosas decisiones en materia de fichajes.

El único integrante que permanece en el club estadounidense con respecto al quinteto previo es su jugador franquicia, Timothy “autimatic” Ta. Con 22 años y habiendo sufrido ya una etapa de excesiva responsabilidad, el norteamericano podrá volver a vestirse de superhéroe ocupando los roles que más cómodo le hacen sentir y así, llevar al equipo lo más lejos posible.

La joven promesa es Tyson “TenZ” Ngo, de tan solo 18 años y salido de la cantera de FPL. Ya ha asombrado a todos en escalafones más modestos de la escena competitiva americana y Cloud9 será su primer equipo profesional. Se espera mucho de él, pero habrá que darle tiempo para adaptarse a una maraña táctica como la que está fraguando daps.

El reformado Kenneth “koosta” Suen cierra la alineación titular. Un jugador llamado a ser estrella en épocas pasadas y que tras no lograr cumplir con las expectativas, se refugió en un Ghost Gaming, donde cumpliendo a la perfección con su papel secundario, logró hitos que en un primer momento no estaban escritos para dicho equipo. Ya no es un dependiente del rifle de francotirador, ha evolucionado a una pieza mucho más versátil e útil para sus compañeros.

Este es el panorama que se va a encontrar mixwell en América. De él se espera que vuelva a ser el jugador que enamoró en OpTic Gaming y que se quite la chaqueta de protagonista que le sumaba una tremenda carga de presión en Movistar Riders. Es la hora de reinventarse y tendrá un equipo dispuesto a seguirle en el camino.

En esta travesía, el primer alto estará en Los Ángeles con la disputa de una nueva para de BLAST Pro Series que además, tendrá ciertas novedades en el formato. Ahora serán cuatro los equipos clasificados de la primera fase que disputarán las semifinales y a continuación, la final. Toda esta segunda etapa, al mejor de tres mapas.

La situación que atraviesan los cinco rivales que se encontrarán en el evento angelino es bastante variopinta, aunque sin duda, el equipo a batir es Team Liquid.

Son los mejores del mundo con un amplio margen con el resto a día de hoy. La losa de no poder vencer a Astralis ya no sólo ha sido superada, sino destrozada. Han logrado el Intel Gran Slam en un tiempo récord y han vencido en los últimos tres eventos en los que han participado, no habiendo incluso bajado del segundo puesto desde el mes de marzo. Es casualmente esta la posición que han ocupado en sus dos participaciones del circuito BLAST Pro Series en 2019, en São Paulo y Miami.

Su verdugo en Miami fue FaZe, conjunto que también viajará hasta California para reeditar triunfo. Será la primera parada que disputen desde la incorporación de Filip “NEO” Kubski y el objetivo no es otro que seguir sumando horas de vuelo con el nuevo sistema táctico para depurarlo lo máximo posible de cara al próximo Major. Los últimos resultados no son muy esperanzadores para sus aficionados y la idea de poder hacerse con los servicios de Marcelo “coldzera” David en un futuro cercano sobrevuela más sus cabezas que los objetivos deportivos a día de hoy.

El jugador brasileño se ha convertido en protagonista de todos los mentideros de información sobre fichajes en las últimas semanas tras anunciar a bombo y platillo que abandonará la alineación titular de MIBR tras la disputa de esta BLAST Pro Series Los Ángeles y la IEM Chicago pocos días después. Es por tanto, el quinteto sudamericano, un integrante roto para la disputa de este evento y cualquier predicción que se pueda realizar sobre su rendimiento está sujeta completamente al factor emocional y de orgullo.

Por un momento totalmente opuesto está pasando NRG, que al igual que FaZe, busca sumar horas de competición con su recién estrenado líder in-game, Peter “stanislaw” Jarguz con el que ya, en días venideros tendrán el primer reto de gran calibre, el Minor de América. En los últimos torneos ya se ha visto que el equipo norteamericano tiene unos mecanismos de lo más depurados y que la sustitución en el apartado del liderazgo está siendo suave sin influir negativamente en los resultados. En California deberían ser el claro aspirante a lucharle el trono a Team Liquid, pero quizá con la mente puesta en otros compromisos, desciendan su prestaciones.

Cierra el estelar plantel Renegades, que necesita urgentemente un buen resultado para refrendar las sensaciones positivas obtenidas en los primeros meses del año. La incapacidad para poder contar con su alineación titular durante varias semanas hizo detenerse súbitamente su evolución. Esta será la segunda cita a la que acudan con una preparación óptima y tras marcharse de Colonia sin haber sumado un solo mapa, otro fracaso podría hacer saltar las alarmas en el equipo australiano. 

El circuito BLAST Pro Series no cesa en verano y nos ofrece en esta ocasión un evento de lo más fresquito con un formato renovado y múltiples alicientes para no despegarse de las pantallas en todo el fin de semana.