Team Liquid deja otra exhibición en Los Ángeles

 Sergio "g0tt" García-Moreno,

Con los primeros rayos de sol del lunes se llegó a la conclusión de la BLAST Pro Series Los Ángeles, la cuarta parada del circuito en lo que va de año 2019 y que ha servido para refrendar ciertas ideas previas a su disputa y para abrir un amplio abanico de dudas con respecto a otras.

La mayor de las incógnitas que nos ofrecía esta competición era saber cómo iba a gestionar MIBR la crisis con Marcelo “coldzera” David y la reacción llegó incluso antes de lo previsto. Horas antes de arrancar su participación en la cita angelina anunciaron que la estrella brasileña no volvería a jugar y que su lugar lo ocuparía su entrenador, Wilton “zews” Prado, un movimiento poco halagüeño para los (pocos) aficionados que pudieran esperar una gran actuación en el evento.

La puesta en escena, sin embargo, acabó por no ser tan descalabrada como se pensaba y el bagaje final fue de una victoria, ante Renegades y un empate frente a Cloud9, además de una derrota por la mínima con FaZe. Lo dicho, ni tan mal, aunque fuera de los puestos de playoffs.

Otros a los que tapa una nube de desdicha y falta de confianza son los australianos de Renegades, que a pesar de repetir que la preparación está siendo buena y tan solo les faltan pequeños detalles para volver a su forma de los primeros meses del año, estos no llegan y se han marchado de Los Ángeles con un único e insuficiente triunfo en su casillero. Se avecinan tiempos convulsos por Detroit.

Abriendo la relación de clasificados para las eliminatorias finales nos encontramos a Cloud9, que ha salido bastante bien parado para acudir con una preparación poco superior a la semana. Las sensaciones de lo que puede llegar a convertirse este equipo son positivas: Oscar “mixwell” Cañellas ha lucido su nivel habitual, Tyson “TenZ” Ngo ha vendido más pasajes para su carro y Damian “daps” Steele ya ha puesto los cimientos de lo que se espera, sea un quinteto muy competitivo en un futuro cercano.

Una victoria y dos empates en la fase de grupos valieron un pase a semifinales que supuso ya una losa infranqueable. Derrotar al mejor equipo del mundo, Team Liquid, se quedó en tarea utópica que a punto estuvo de alargarse tras un conato de remontada (casi) imposible que le dejó en la orilla de sacar un mapa.

Tampoco corrió mucha mejor suerte en las eliminatorias por el título NRG, cedió por 2-0 ante un FaZe que pareció cogerle la medida desde el arranque de la BLAST Pro Series Los Ángeles al derrotarles también en el encuentro inaugural. Más allá de eso, el equipo liderado por Peter “stanislaw” Jarguz está aún en proceso de construcción, tocará esperar para ver su mejor versión. Eso sí, destaquemos un aspecto que no es tan fácil de lograr, solvencia regular. En la fase de grupos derrotaron a los rivales inferiores, MIBR y Renegades y cayeron ante los favoritos, FaZe y Team Liquid. Sin sorpresas positivas ni negativas.

Si hay que apuntar a algún equipo que haya salido reforzado de esta cita, ese es sin duda FaZe Clan. El combinado europeo no termina de asegurar grandes puestos en los últimos eventos, pero en California han convencido, alcanzando la final sin grandes sobresaltos por el camino. 

En esta exitosa trayectoria se ha cumplido a la perfección la receta que rige toda actuación remarcable, el acompañamiento a Nikola “NiKo” Kovac. El bosnio en esta ocasión no se ha tenido que poner el traje de “One Man Army”, ya que Ladislav “GuardiaN” Kovacs se ha erigido en fiel escudero del balcánico. 

El que en ningún momento ha hecho tambalear las predicciones sobre su rendimiento ha sido el Capitán América, digo Team Liquid, que ataviados como el superhéroe han tenido una puesta en escena digna de Julio Cesar.

Llegaron a Los Ángeles, vieron el pampaneo dubitativo de sus rivales y les superaron con claridad. Prueba de ello son las poco más de nueve rondas que han cedido por mapa como promedio. El mejor equipo del mundo regaló una exhibición a todos los aficionados y volvió a golpear con dureza a los más escépticos sobre su estatus dominante.

En el apartado individual, los precedentes hacían esperar a Jonathan “EliGE” Jablonowski, pero a los que nos encontramos a un nivel superlativo fue a Russel “Twistzz” Van Dulken y al posteriormente galardonado como mejor jugador de la competición, Keith “NAF” Markovic.

Cuarta parada del circuito BLAST Pro Series en esta temporada y cuarto título consecutivo para Team Liquid, primero de BLAST que les aúpa a la primera posición de la clasificación general superando a Astralis.