Team Heretics hace sonar “La Marsellesa” en Madrid Games Week

 Sergio "g0tt" García-Moreno,

El partido de los partidos, el mejor encuentro que se puede ver actualmente en la escena española o, lo que es lo mismo, la gran final de La Copa de CS:GO ha sumido a toda la Madrid Games Week en tres horas de máxima tensión competitiva, con dos equipos que se han dejado la piel por levantar el preciado trofeo: Team Heretics y Movistar Riders.

Los dos conjuntos han subido al escenario con el único objetivo de bajar de él con el cetro bajo el brazo y el primer duelo ha sido el mental, que ha supuesto la fase de selección de mapas y que se ha resuelto con la sorpresa de Vertigo por parte de los jinetes, la comodidad del Mirage de los herejes y el Inferno en el que ambos estaban preparados para poner toda la carne en el asador.

En el primer mapa, Movistar Riders se ha mostrado mucho más preparado que sus rivales en la tarde de sábado y desde el comienzo el control del juego en todos los aspectos ha caído de su lado. El recital de Alejandro “ALEX” Masanet con 28 bajas y 113,5 de daño promedio por ronda ha servido para llevar en volandas a sus compañeros a la ventaja en la eliminatoria por el título. Un factor importante en el 16-10 que ha acabado reinando en el marcador ha sido que Movistar Riders se ha hecho con las dos rondas de pistolas.

Con la tranquilidad de verse en el mapa de su elección, Team Heretics ha entrado en el Mirage con la soltura de los grandes equipos y a cada intento de los jinetes por desestabilizar su planteamiento respondieron con contundencia. Los diez puntos anotados en la primera mitad, la ofensiva, ya dejaron el parcial casi sentenciado, pero por si fuera poco, tan solo concedieron uno tras el cambio de bando.

Como si de capitanes fuera la cosa, la contrapartida al rendimiento del jugador alicantino de Movistar RIders en Vertigo la ha puesto el belga David “Davidp” Prins en Mirage. El hereje ha hecho y deshecho a su completo antojo y ha acabado alcanzando la tremenda cifra de 25 bajas.

Desde el momento del veto se veía venir que, de llegarse a Inferno, la final se convertiría en una película dramática en la que los desfibriladores entrarían en juego en ambos bandos.

Y así fue.

El buen inicio de Team Heretics fue rápidamente contrarrestado por un Movistar Riders, como siempre, muy inspirado en el lado ofensivo, en el que Alejandro “mopoz” Fernández-Quejo ha campado a sus anchas por el acceso a la bomba de B, destrozando por completo a la defensa rival. Sin embargo, conocedores de las debilidades de sus contrincantes, los herejes han mantenido la calma en todo momento a sabiendas de que cuando los bandos tornasen, llegaría su momento.

Con ellos en la ofensiva y los jinetes mostrando nuevamente su peor cara en la defensa se comenzó a fraguar la remontada. Ni el 14-9 que llegó a lucir en el marcador acabó con los nervios de los jugadores galos, y tras salir victoriosos de una situación adversa de dos contra cuatro, se desató la tormenta perfecta.

Toda acción hereje acababa en éxito, fuera cual fuera la bomba atacada: en todas salían victoriosos los jugadores de Team Heretics y las rondas comenzaron a caer en su bolsillo hasta alcanzar el número mágico, el 16.

En el momento más delicado, cuando los grandes jugadores deben dar un paso al frente, el francotirador francés, Bryan “Maka” Canda conseguía imponerse a Rajohn “EasTor” Gregory por 3-1 en duelos directos con el AWP para decantar el partido para su equipo. De esta manera, Team Heretics suma su primer título en CSGO y destrona al hasta ahora vigente campeón, Movistar Riders.