Origen BCN viajará a Tenerife en busca de la redención

 Adrián Romero,

La sorpresa se repite. Origen BCN ha vuelto a asegurar su presencia en la gran final de la Superliga Orange por segunda vez consecutiva. El equipo que se quedó a un suspiro de ganar el título en la pasada edición regresa a una gran cita, y lo hace tras superar a un duro  rival como G2 Heretics.

Sin duda, la serie que nos brindaron ambos conjuntos estuvo repleta de altibajos. Destellos individuales, errores en la comunicación, indecisión, teamfights para el recuerdo... Un carrusel de emociones que se alargó hasta los cinco mapas y que coronó vencedor al a día de hoy equipo más en forma de 2019 en España

 

Una serie de luces y sombras

Desde el inicio de la serie se pudo comprobar que la tensión iba a estar presente, aunque G2 Heretics golpeó primero. Los de Aliaksei "SharkZ" Taranda comenzaron con su mejor cara, gracias al dominio de Adrian "Trymbi" Trybus y Nicolás "Nixerino" Colocho sobre la  bot lane y a las acertadas rotaciones del equipo. En cambio, Origen BCN se mostró mucho más errático en su juego, lejos de su estilo más habitual. Aun así, el club barcelonés trató de ralentizar la partida al máximo para recuperar distancias, y ahí el mapa fue a su terreno.

Una triple kill de Mathias Szygenda (Kennen) cuando todo parecía perdido revertió el control del partido. Francisco "Xico" Cruz perdió la cordura con su Akali, y los nervios florecieron en G2 Heretics a partir del minuto 35. Pero todo quedó en un susto para los herejes-samuráis. El propio Xico, fiel a su agresividad, determinó las últimas teamfights aprovechando la falta de coordinación de Origen BCN y apuntó el 1-0 para los suyos tras un primer mapa de infarto.

El segundo mapa fue otro cantar. Leon "Lamabear" Krüger cometió varios errores que se convirtieron en suculentas cazadas para Origen BCN en sucesivas ocasiones. Esto permitió que el Vladimir de Michael "Roison" Dubiel se hinchase demasiado pronto, y las opciones se acabaron para G2 Heretics. El mid laner polaco, apoyado por las iniciaciones de Nikolay "Zanzarah" Akatov, propinó un daño incontestable y Origen BCN no titubeó a la hora de asediar la base enemiga. Anecdótico fue, finalmente, el intento de backdoor que buscó Nixerino, aunque causó un final de mapa intenso. La serie se igualaba.

 

Las dos caras de Zanzarah

Y a la tercera, llegaron los picks de confort. Aatrox, Nunu, Corki, Jinx y Thresh fue la composición que Origen BCN, por primera vez desde el lado azul, planteó en el tercer mapa. Y el resultado: todo un éxito. A pesar de unos primeros 15 minutos cargados de pasividad, gran parte de este asalto se decidió en una batalla en torno al dragón, donde el los de Alin-Ciprian "AoD" Baltat se apuntaron un Ace que dejó muy rezagados a sus rivales. Szygenda brilló con luz propia en este mapa, el más corto de la serie, para colocar a Origen BCN a solo un triunfo de Tenerife.

Tal y como comenzó el cuarto mapa, se antojaba complicado esperar un quinto. Sin embargo, Zanzarah (Nunu), protagonista y antagonista de esta partida al mismo tiempo, ofreció dos versiones muy dispares. Todo lo que el jungla ruso cosechó durante el early game gracias a su acoso sobre el carril inferior quedó desechado tras las innumerables cazadas que recibió por parte de Trymbi y compañía. Xico, totalmente desatado con Syndra, lideró a los suyos para forzar lo que el público más ansiaba, un quinto mapa a todo o nada.

 

Roison activa el "modo playoffs"

Llegó el momento de la batalla decisiva, y los nervios se dejaron notar. Ambos equipos saltaron a la Grieta titubeantes, pero Origen BCN afrontó mejor esta situación. Una emboscada temprana sobre Zanzarah no provocó que el cojunto barcelonés perdiese la concentración. G2 Heretics comenzó con mejor pie, sí, hasta que el Vladimir de Roison volvió a aparecer en escena. El polaco sobrepasó a un Xico que había sumado varias kills, pero que no pudo resultar decisivo.

El mid laner de Origen BCN se apuntó una espectacular Quadrakill al minuto 17 que colocó a los suyos con pie y medio en la final de Tenerife. A partir de ese momento, el mapa fue un auténtico calvario para G2 Heretics. Conscientes de su superioridad, Adrián "Homi" Moldes (sensacional con Morgana) y compañía desplegaron su mejor juego. Ya no había vuelta atrás para los herejes-samuráis. Atrapar a Roison y Alexander "Venzer" Svetozarov fue una odisea para ellos, y el resultado final era inevitable. El nexo que otorgaba el billete a Tenerife caía tras 33 minutos.

La sensación general al finalizar la serie era unánime: Origen BCN había sido superior en el mejor de cinco. Así lo reconoció el propio Nixerino en la entrevista postpartido. No obstante, G2 Heretics debe despedirese de la temporada con satisfacción tras haber peleado hasta el final contra un equipo tan correoso como Origen BCN. Por su parte, el club barcelonés tiene ante sí una gran oportunidad para redimirse de lo ocurrido en Sevilla.