Opinión: la contraproducente diversidad de Valencia CF eSports

 Fernando Cardenete,

La capacidad de manejar un amplio abanico de personajes de League of Legends se ha visto tradicionalmente como una ventaja en el ámbito competitivo. Al haber una fase de selección de campeones en la que hay que priorizar determinados roles por su importancia en el metajuego o la estrategia de cada equipo, tanto a la hora de elegir como de bloquear personajes, no depender de unos pocos personajes se considera una fortaleza.

Lee “Faker” Sang-hyeok, que ha invocado a 46 campeones en 397 partidas, es probablemente el paradigma de la polivalencia. No sólo es increíblemente versátil, sino que rinde a un nivel excelente con prácticamente todos los personajes que maneja. Por desgracia, no todos los profesionales tienen la habilidad del mejor jugador de la historia.

Hay varios ejemplos a lo largo de la historia que muestran que jugar un elevado número de campeones no sólo no es sinónimo de destreza o éxito sino que puede convertirse en antónimo.

En el Split de Primavera de la LCS EU de 2015, Remigiusz "Overpow" Pusch no paraba de cambiar de personaje porque no terminaba de adaptarse a la calle superior. Team ROCCAT, que finalizó en puestos de descenso, acabó reemplazando al polaco después de mantener la plaza en el Torneo de Promoción porque influía de forma negativa en el estilo de juego del equipo, sobre todo en el de Marcin “Jankos” Jankowski.

Todavía peor fue el caso de SBENU Sonicboom en el Split de Primavera de 2016 de la LCK. Oh "SaSin" Seung-ju llegó a jugar a 23 personajes, incluido Kindred, en la calle central en un total de 43 partidas. No por ello logró evitar que su equipo descendiera de la máxima categoría coreana.

En España, jugadores como Sergi “Lvsyan” Madrigal y sobre todo Isaac “PePii” Flores son los máximos exponentes de la diversidad. La actual estrella de ThunderX3 Baskonia llegó a jugar a 19 campeones en 36 partidas y aun así se guardó algún as en la manga para la FinalCup 11. Tras haber cambiado de personaje en todas las partidas disputadas de la primera edición de la Superliga Orange salvo en la última, casi como Chae "Piglet" Gwang-jin en Team Liquid desde su reciente cambio de posición, parece que Sergio “Diamond” Martí ha recogido el testigo del anterior ocupante de la calle central de Valencia CF eSports.

El puzolense es el jugador de su posición que menos porcentaje de oro de su equipo recibe. Esto a priori significa que no tiene mucho peso en la dinámica colectiva o que no necesita muchos recursos para rendir. El hecho de que Valencia CF eSports haya reservado la elección de su personaje para las últimas rotaciones de seis de las ocho partidas que ha jugado, de forma que pueda contrarrestar al campeón rival, acerca la realidad a la segunda hipótesis y además plantea la posibilidad de que el equipo no mantenga la coherencia entre la prioridad concedida en la fases de selección de campeones y en la Grieta del Invocador. En cristiano: salvo que el propio jugador destroce a su oponente, no sirve de mucho orientar una composición a neutralizar al top laner rival con Renekton, por ejemplo, si no se acompaña la estrategia con recursos dentro de la partida.

Que Diamond sea el tercer mid laner en daño por minuto también aleja la sospecha de que no tiene mucho impacto en Valencia CF eSports. No obstante, es importante recordar que ha jugado a cinco personajes — Xerath, Corki, Jayce y Taliyah por partida doble — caracterizados por desgastar a sus adversarios desde una larga distancia. Al igual que ocurre con los tiradores que juegan a Varus o Ezreal, la estadística de daño se infla al hostigar desde la retaguardia. Pese a ello, es el cuarto jugador de su posición que menos porcentaje de daño de su equipo inflige.

Más preocupante es en cualquier caso su fase de líneas. La visualización de las partidas de Valencia CF eSports evidencia un pobre rendimiento de Diamond en la calle central incluso cuando posee emparejamientos favorables. Salvo por la jornada inaugural en Tenerife, donde cometió errores pero acabó con Joran “Special” Scheffer incluso habiéndose equivocado de maestría clave con Syndra, su actuación en los primeros minutos ha presentado muchas lagunas y se refleja en los 2.63 súbditos de desventaja al minuto 10 que registra en comparación con sus rivales. Precisamente sólo Special posee peores números en este apartado.

Por ejemplo, Diamond se vio sobrepasado por Ernesto “Siler” Castañeda en la primera partida contra G2 Vodafone. Su Corki no tuvo el control de la oleada que habría habilitado parcialmente las invasiones de Ignacio “Itsi” García, tuvo que recular en varias ocasiones contra Ryze y tomó varias rutas erróneas que le hicieron perder aún más súbditos.

En aquella partida se habló mucho de la iniciación kamikaze de Kha’Zix y Corki, pero mucho peor fue la sucesión de errores de Diamond unos minutos antes. Malgastó maná tirando el inhibidor, pero además hizo lo único que podría haberle matado al intentar huir de Siler. Aunque esquivó varias habilidades de Ryze, podría haberle matado con más maná o simplemente escapar, pero falló estrepitosamente la Valquiria (W) y regaló un Barón Nashor determinante.

 

 

Desafortunadamente, los problemas de Diamond no se limitan estrictamente a la fase de líneas. En ocasiones, sin motivo aparente, el puzolense parece lanzarse a por su rival sin tener en cuenta el riesgo que entraña tal agresión. Le ocurrió contra Siler al abalanzarse sobre un Ekko que disponía de la mejora roja y contra Kroghsen en la primera partida contra The G-Lab Penguins, cuando se adelantó demasiado con Jayce y fue castigado por Orianna y Kha’Zix.

Tampoco se ha mostrado acertado en ocasiones al elegir sus herramientas de combate. Más allá de algunas decisiones cuestionables pero justificables en su contexto, como el orden de ítems con Katarina o Jayce, se mostró dubitativo cuando compró objetos para Corki al retrasar las Botas de Hechicero, adquirir una macedonia de componentes y alternar entre la receta del Filo Infinito y El Tormento de Liandry. Asimismo, en su segundo encuentro contra los pingüinos optó por Curar con Taliyah antes que por Extenuar contra Ekko y Graves.

 

 

Aunque sea el segundo mid laner con mejor A/M/A y de los que más aportan a la visión de su equipo, que Diamond no está a su mejor nivel es algo obvio que él mismo reconoció en una entrevista justo al finalizar la serie entre Valencia CF eSports y ASUS ROG Army. “Tengo que recuperar la motivación que no sé por qué he perdido. Desde que fuimos a Tenerife pasé de jugar clasificatorias todos los días y destrozar a jugar poco y que me revienten”, declaró a Ibai Llanos y Ulises Prieto.

La falta de entrenamiento no ha sido un problema exclusivo de Diamond. Valencia CF eSports ha acusado la falta de disponibilidad de jugadores como Adrián “Adryh” Pérez, lo cual se reflejó en su muerte contra ASUS ROG Army al no estar pendiente del aumento de nivel de la dupla rival, por tener que dedicarse a sus estudios. De nuevo, Diamond reconoció este obstáculo al decir que les faltaba “mucho rodaje, jugar clasificatorias y motivación”.

Ante esta situación hay que considerar también el papel del cuerpo técnico. Diamond ha jugado a siete personajes diferentes en ocho partidas, Francisco Javier “Moryo” Madero y Javier “Reaper” López han jugado a seis y tanto Adryh como Itsi han jugado a cinco. Dadas las dificultades que ha encontrado Valencia CF eSports para entrenar con regularidad, quizá Alejandro “Losan” López y sus analistas deberían haberse centrado en perfeccionar un estilo de juego concreto, basado en unos pocos personajes por posición, antes que alterar las composiciones semana tras semana. Por ejemplo Orianna, un personaje mucho más familiar para Diamond que Katarina, habría sido una mejor opción que Katarina contra G2 Vodafone.

Este planteamiento fue el que siguió Luis “Deilor” Sevilla durante su paso por Fnatic, sobre todo en el Split de Primavera de 2015. Los de naranja repitieron una y otra vez el mismo planteamiento hasta que fueron derrotados o tuvieron el colchón de puntos suficiente para permitirse experimentar en partidos oficiales. Si bien es cierto que Fnatic partía con un quinteto con cuatro jugadores nuevos frente a una única novedad en la alineación che, también hay que reconocer que el ritmo de mejora es más rápido en Europa que en España.

Actualmente Valencia CF eSports se encuentra en un cuádruple empate por la tercera posición. La mayoría de los jugadores del equipo ya se han desplazado a la gaming house, de la cual Diamond habló como un punto de inflexión en el rendimiento de los murciélagos, y tienen tres jornadas por delante para enmendar los fallos de las primeras semanas. ThunderX3 Baskonia es un rival muy duro, pero tanto Origen ESP como Giants Only The Brave deberían ser asequibles.

Requerirá esfuerzo, pero si Valencia CF eSports logra definir un estilo de juego claro y solventar algunos errores de fácil resolución que han mostrado hasta ahora puede que ascienda a los puestos en los que se preveía que estuviera y asegure su participación en el clasificatorio español que puede abrir la puerta a la Challenger Series.