Un homicidio en Sevilla

 Fernando Cardenete,

Llovía en Sevilla. Una cúpula gris anunciaba el presagio de una posible tempestad. El aire estaba efectivamente cargado de electricidad, pero no por los rayos sino por el bullicio de los seguidores de League of Legends que se agolpaban en la entrada del Espacio BOX.

No se podía esperar menos. Sevilla hospedaba una de las dos grandes citas de la temporada, la final del Clasificatorio Español para el clasificatorio final de la Challenger Series EU, y el público lo sabía. Sólo 700 afortunados pudieron hacerse con una entrada para ver la lucha entre ThunderX3 Baskonia y KIYF, pero muchos más acudieron al auditorio con la ilusión de conocer a algunos de los mejores jugadores y comentaristas del panorama nacional.

El cielo se despejó poco antes del inicio del evento. La calma había llegado a Híspalis, pero en el interior del Espacio BOX se empezó a desarrollar un microclima tormentoso. El público trasladó la energía acumulada en las nubes e iluminó el ambiente a base de decibelios. Una aparición furtiva de un jugador era excusa más que suficiente para que los asientos vibraran.

También retumbaban los corazones de los jugadores de ThunderX3 Baskonia y KIYF. Para veteranos como Jorge “Werlyb” Casanovas, Isaac “PePii” Flores o Jesús “Falco” Pérez la final suponía la oportunidad de volver a pelear por Europa. Todos los barómetros indicaban que la presión atmosférica se cernía sobre los carneros, cuyo opulento proyecto había despertado muchas expectativas. Por su parte los ninjas, que disputaban su primera final en el circuito de competiciones de League of Legends de la Liga de Videojuegos Profesional, tenían la ocasión de demostrar en un evento presencial que forman parte de la élite nacional.

Se gestó un chaparrón en el Espacio BOX y ThunderX3 Baskonia, pese a estar acostumbrado al tiempo vitoriano, no trajo paraguas ni chubasquero. Quien sí vino preparado para afrontar el temporal fue KIYF, que llegó cargado de planteamientos heterodoxos con los que trastocar los planes de su oponente.

La descarga de los ninjas dejó paralizados a los carneros. Puede que ThunderX3 Baskonia echara en falta la participación de Jordan “Leviathan” Thwaites o que simplemente tuviera un mal día, pero en cualquier caso no encontró respuestas entre el amplio elenco de personajes de League of Legends.

Una composición de asedio que dependía de dominar la fase de líneas y aplicar el efecto bola de nieve resultó inviable en la primera partida. Sin embargo, Ludvig "XDSmiley" Granquist y Falco no justificaron la rápida elección de Jhin y Tahm Kench al sucumbir ante el Mordekaiser de Augustas “Toaster” Ruplys y, sobre todo, el Blitzcrank de Adrián “Homi” Moldes.

Si el vigués no había entrenado con el robot desde luego no se notó. Homi habilitó a sus compañeros con ganchos certeros y puñetazos que impidieron que los carneros huyeran de su mortífero abrazo. Sólo el mítico Xerath de PePii presentó una importante amenaza, pero Fernando “Nandisk0” Peñalba se encargó de neutralizarlo. De sobra es sabido que el gaditano siente predilección por los campeones orientados a presionar las líneas laterales y, además de presionar al Renekton de Werlyb, su Camille no dudó en saltar a la yugular de la estrella rival.

KIYF se hizo con una victoria relámpago que sentó un precedente para el resto de la tarde. ThunderX3 Baskonia mejoró su fase de selección de campeones con dos líneas favorables y un potente 1-3-1, pero la dupla inferior volvió a fallar estrepitosamente. XDSmiley y Falco permanecieron bajo torre con Caitlyn y Lulu, algo impensable contra Jhin y Camille.

Al mal rendimiento de la pareja vitoriana se sumó el de Luke “Phurion” Brammer. El reemplazo de Jakub “Cinkrof” Rokicki había sido señalado como uno de los puntos débiles de ThunderX3 Baskonia y los análisis no defraudaron. El británico se vio superado en todas las facetas por Alejandro “Carbono” González, que disfrutó de algunos de sus mejores personajes.

Ni siquiera el legendario Jax de Werlyb, favorable contra el no menos conocido Kled de Nandisk0, pudo liderar a ThunderX3 Baskonia hacia la victoria. KIYF salió como un torbellino a la Grieta del Invocador y exprimió al máximo su ventaja. El control de la visión se tradujo en cazadas y un posterior asedio propiciado por las definitivas de Jhin, Syndra y Gragas. Impotente, ThunderX3 Baskonia no pudo hacer más que ser testigo del vendaval que atravesó su base.

Los rostros de Werlyb, PePii y Falco eran un poema fácil de descifrar. Frustración, manos en la cara y resoplos contrastaron de manera radical con la explosión de felicidad de Nandisk0, que se deshizo en gestos hacia el público antes de la tercera partida.

Arrinconados, los carneros tomaron impulso para asestar un topetazo que pudiera desorientar a sus adversarios y devolverles a la final. El ímpetu inicial se tradujo en una buena jugada en la calle inferior, en la que Werlyb y PePii se incorporaron para acabar con los ninjas y tirar la primera torre, pero las fuerzas abandonaron rápido a ThunderX3 Baskonia.

Los carneros estaban heridos y un depredador andaba suelto por la Grieta del Invocador. Carbono volvió a crecerse en un evento presencial para causar el terror con Rengar. Tampoco se quedaron atrás el omnipresente Bardo de Homi, jugador más valioso de la final, ni el Kled de Nandisk0, que acumuló una ventaja de experiencia bestial sobre la Poppy de Werlyb y resultó imparable en las líneas laterales. Los esfuerzos de PePii, que no dominó a Joran “Special” Scheffer como se esperaba, tampoco salvaron a ThunderX3 Baskonia.

El público quería ver más partidas, pero KIYF no le concedió su deseo. Los ninjas asestaron el golpe de gracia para consumar el homicidio de ThunderX3 Baskonia, cuyo proyecto volvió a hacer aguas en el momento de la verdad. No tanto por la derrota sino por la forma en la que llegó.

Llovía en Sevilla. Las gotas que iniciaron la jornada terminaron como un auténtico torrente, no precisamente de confeti, sobre ThunderX3 Baskonia. Sólo un equipo se presentó en el Espacio BOX. Un equipo que había sufrido para acudir a una cita de tal magnitud y que explotó en una tormenta perfecta convertida en la final más rápida de la historia de League of Legends en Liga de Videojuegos Profesional.

Dicen que Sevilla tiene un color especial. Puede que en otras ocasiones las calles de la capital andaluza posean un fulgor diferente, pero por un día fue el amarillo de KIYF el que se reflejó en la sonrisa de Nandisk0 para iluminar Híspalis.