Bloody Wolves ocupará la plaza de Segunda que libera Riders

 Liga de Videojuegos Profesional,

Llegan los lobos a la Segunda División de League of Legends de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP). Bloody Wolves se queda con la plaza que ha liberado Movistar Riders, que este curso jugará en la Superliga Orange.

Con sede en Barcelona, Bloody Wolves es un club joven que echó a andar con un equipo semiprofesional de League of Legends y que recientemente se ha incorporado a otros juegos como CSGO, Hearthstone, Rocket League y PlayerUnknown's Battleground. Será su primera experiencia en una competición profesional que organiza la LVP.

"Estamos muy ilusionados de poder participar en la Liga de Videojuegos Profesional, que es una de las ligas más exigentes del mundo. Así damos un salto de calidad enorme para el proyecto y para el club, con el que llevamos mucho tiempo trabajando y desde el que esperamos poder aportar mucha profesionalidad y pasión al sector", ha explicado Aitor Rodríguez, uno de los dirigentes del club. 

"En los próximos días habrá grandes noticias que dar. Estamos trabajando muy duro para tener a grandes jugadores que puedan conseguir buenos resultados y que ilusionen a nuestros seguidores" asegura. La plantilla del equipo quedará definida a lo largo de la próxima semana.

Bloody Wolves será uno de los ocho equipos que peleen por ascender a la Superliga Orange, un objetivo que el curso pasado estuvo a punto de lograr Team Heretics. Los herejes acabaron primeros la fase regular y vencieron el playoff de ascenso, pero se estrellaron ante un reforzado ASUS ROG Army en el partido decisivo.