AVANGAR demuestra en Moscú que no va de farol

 Sergio "g0tt" García-Moreno,

La fría Moscú no recibió a sus invitados precisamente de manera agradable y varios de ellos sufrieron durante los dos días que duró esta edición BLAST Pro Series mucho más de lo que les hubiera gustado... o incluso se hubiesen planteado en la previa.

Como ya va implícito con el formato de la competición, la fase de grupos fue muy intensa e igualada, no conociéndose su forma final hasta la conclusión del último de los partidos que la compuso.

Lo que tristemente sí que se confirmó con mayor brevedad fue la eliminación de Natus Vincere, que apenas pudo sumar un empate entre sus cinco partidos, dejando un sabor amargo a la despedida del Counter-Strike competitivo de su capitán, Danylo “Zeus” Teslenko. Tampoco pudo celebrar mucho ENCE, cuyo estreno con Miikka “suNny” Kemppi fue de todo menos plácido y con una victoria y dos empates se quedaron fuera de la lucha por acceder a la final muy pronto también.

Mucho más cerca se quedaron NiP y MIBR. Los suecos dejaron una cara completamente opuesta a lo visto en el pasado StarLadder Major de Berlín y en sus primeros tres partidos cosecharon una victoria y dos empates quedándose bastante cerca del pase. Sin embargo, una derrota frente a ENCE les sacó de la lucha, como le pasó también a los brasileños, que con el mismo bagaje que los nórdicos, dos victorias y dos empates, se quedaron a tan solo un punto del partido por el título. Eso sí, el estreno de Vito “kNgV-“ Giuseppe dejó detalles bastante esperanzadores para su afición.

Aunque para orgullo de su hinchada, los dos conjuntos que tenían prevista su participación en el “Play-in” previo y que. por su buen hacer en la fase de grupos, aplazaron su duelo hasta la gran final: forZe y AVANGAR.

Los rusos completaron una participación excelente en BLAST Pro Series mejorando sobremanera las prestaciones mostradas hace no tanto en la capital germana, mientras que los kazajos, manteniendo el subidón de adrenalina que supuso su subcampeonato en el Major, lograron su primer gran título.

El encuentro por el título no estuvo exento de igualdad, como era de esperar, y tras los dos primeros parciales se llegó con empate en el marcador. Ambos conjuntos ganaron su elección y abocaron el desenlace al mapa en el que ya se habían visto las caras en la fase de grupos, Dust2.

Con dicho precedente en el que imperó forZe, el favoritismo pareció recaer en ellos, sin embargo, AVANGAR tenía otra cosa en mente y con un lado ofensivo casi perfecto lograron llevarse el triunfo por 16-6 y con él, levantar el trofeo de campeones.

En el recuerdo quedará también el espectáculo mostrado por Dzhami “Jame” Ali, que cosechó uno de los galardones de MVP más incontestables de los últimos tiempos. Definitivamente, la BLAST Pro Series Moscú tuvo mucho “Jame Time”.

Fuente imagen: Hotspawn