BLAST Pro Series Moscú: lugar de bienvenidas y despedidas

 Sergio "g0tt" García-Moreno,

La BLAST Pro Series vuelve y lo hace en una ciudad hasta ahora inhóspita para su circuito: Moscú. La capital rusa es cuna de muchos equipos y jugadores históricos de la escena del Counter-Strike y, por vicisitudes de la vida, va a poder disfrutar de algunos de sus ídolos modernos enfrentarse a grandes nombres internacionales.

Pero este no será el único aliciente que gobernará una competición que se disputará durante el viernes y el sábado y que ha vuelto a su formato habitual oscilando entre la orgía de partidos al mejor de un mapa y la inverosimilitud que producen los resultados de estos. El ya icónico escenario en forma de triángulo va a servir como puerta giratoria donde algunos jugadores se estrenarán con sus equipos y otros dirán adiós... o hasta pronto.

Apenas ha discurrido una semana desde que llegase a su conclusión el StarLadder Major y el caprichoso ecosistema del Counter-Strike: Global Offensive ya está dando segundas oportunidades a los protagonistas de algunas de las hecatombes más sonadas en la cita berlinesa.

Los ninjas más famosos de los deportes electrónicos tienen una cita para reconciliarse con el juego que tanto les ha dado y al que decepcionaron con estrépito en Alemania. Nicolás “Plopski” González vuelve a la alineación titular y esto debe suponer una mejoría más que considerable en su rendimiento.

También estará en el servidor, al menos por el momento, Cristopher “GeT_RiGhT” Alesund que, a pesar de los coqueteos con la retirada o la salida del equipo, ahí sigue, como también lo hace Patrik “f0rest” Lindberg, cuyo nivel individual reciente dista mucho de lo que nos tiene acostumbrados.

Para MIBR, esta BLAST Pro Series también supone la oportunidad perfecta para recuperar el crédito perdido. De momento lo que sí que han recuperado es una plantilla compuesta únicamente por jugadores, tras hacerse con los servicios del chico malo de la escena, Vito “kNgV-“ Giuseppe.

Y para los amantes de lo insólito, los brasileños también ponen su granito de arena con la evolución de Epitacio “TACO” de Melo en las últimas fechas. De abanderado de la labor del trabajo oscuro a cosechador de alabanzas por su aportación estadística.

El equipo de moda de la primera mitad del curso, los finlandeses de ENCE, también están de estreno con la incorporación del inexplicablemente olvidado Miikka “suNny” Kemppi, aunque igual de confusa ha sido la elección del jugador que debía salir, Aleksi “Aleksib” Virolainen, que a estas alturas ya debe estar terminando de deshojar la margarita de su futuro.

Lo que no cambia en el conjunto nórdico es que Jere “sergej” Salo sigue siendo el ‘quarterback’ del equipo, el chico popular y al que todos quieren, pero a diferencia de la personalidad estereotipada de dicha figura, él no alardea: calla y son sus manos las que hablan por él en el escenario.

El romanticismo siempre está presente en nuestras vidas y a veces funciona como motor del destino para generar situaciones un tanto rocambolescas que llegan a convertir un trámite rutinario en algo más. O eso debe pensar Danylo “Zeus” Teslenko, que ha decidido finalizar su carrera como jugador profesional en Moscú, donde el próximo lunes hará doce años que ganó su primer título de cierto prestigio, la Intel Challenge Cup, militando en Virtus.pro y compartiendo vestuario ya con Ioann “Edward” Sukhariev. Casualidad o no, el eterno capitán de Na’Vi buscará cerrar con el título de BLAST Pro Series el círculo de su exitosa trayectoria.

El presente y futuro del club ucraniano pasará por las manos de Oleksandr “s1mple” Kostyliev, anteriormente estrella resplandeciente y, a partir de ahora, líder dentro y fuera del servidor, el nuevo comandante de la nave.

A última hora se ha conocido que el equipo que cerraba la lista de participantes, Vitality, no podrá asistir por encontrase en plena reforma de su quinteto. A grandes problemas, grandes remedios. La organización ha decidido prescindir de la final del “Play-in” que iba a enfrentar a AVANGAR y forZe e invitar a ambos a la fiesta.

Los kazajos llevan toda la semana en una nube y sus pretensiones pasan por no bajarse de ella y alargar su idilio con el Counter-Strike, al menos, dos días más. Los subcampeones del StarLadder Major contra todo pronóstico ahora tendrán por delante la tarea más difícil: extender en el tiempo el rendimiento mostrado en la capital germana.

Ya no son los tapados y eso es lo que complicará más aún su empresa, el factor sorpresa se ha quedado en el avión. Con todo ello, siguen siendo un conglomerado de jugadores extremadamente talentosos que han encontrado en tan solo unas semanas una sinergia que otros quintetos de la nobleza no llegan a alcanzar nunca.

Los Dzhami “Jame” Ali, Sanjar “SANJI” Kuliev o Dauren “AdreN” Kystaubayev volverán a actuar, pero ahora el público ya no querrá escuchar la maqueta, sino su primera grabación como estrellas del rock consolidadas.

En plena vorágine de exaltación de la región CIS asoma la cabeza para completar el cartel forZe. Los rusos viven una irregularidad emocional digna de la mejor comedia dramática. Capaces de encandilar a los espectadores con un juego excelso y en la misma semana, colapsar y caer eliminados en la fase previa del Major ante un rival teóricamente inferior.

Esta bipolaridad de rendimiento volverá a ponerse a prueba en casa, en Moscú en BLAST Pro Series. La diferencia con anteriores competiciones pasa directamente por las expectativas: en la capital rusa lo normal es que no logren demasiadas victorias y en ese fango es donde Bogdan “xsepower” Chernikov y los suyos se sienten más cómodos.

Siéntense, pónganse cómodos, preparen refrescos, aperitivos y pañuelos, porque vienen dos días de espectáculo, alegrías y tristes despedidas.