Bienvenidos a la nueva Superliga Orange, por Shiki

 Brais "Shiki" González,

Estrenábamos este domingo la Superliga Orange con muchas novedades: caras nuevas, línea gráfica, un nuevo estilo de programa y lo mejor, el nuevo formato. Un nuevo formato que ha dado mucho que hablar para nuestros espectadores, pero que tras el arranque ha dejado buen sabor de boca y ha deleitado a nuestros fieles.

El primer cambio del formato dentro de partido son los bans iniciales. Una competición que no incluya este aspecto está muy condicionada. En este meta se rige por el poder de, sobre todo, dos mazos: Trío con choza y PEKKA Spam. Estos, a su vez, acompañados por el Gólem y por el Sabueso minero. Por si esto no fuera poco, el meta es mucho más cerrado que en otras temporadas y tanto el espectador como el jugador lo notan.

Con dos bans iniciales hemos visto que, mayoritariamente, se han baneado el Minero, el Tornado, el Rayo y el Dragón eléctrico, cartas que conforman el elenco que representa a los distintos arquetipos. Podemos hacer hincapié en el Dragón eléctrico que muchos querían evitar en el terreno de juego. Con estos bans se permite un poco más la apertura del meta. Por suerte, no se repitió ningún ban, ya que al hacerlo por privado se podrían repetir y llegar solo a acumular tres cartas prohibidas si se llegase al tercer set. Un set con una dulzura especial, pero luego hablamos sobre El Rey de la Arena.

Los dos primeros sets son como los recordábamos: mejor de tres partidas incorporando más cartas restringidas a la hilera de ese partido. No os voy a hablar mucho de ello, pues ya sabéis como funcionan a la perfección.

Me interesa centrarme en el Rey de la Arena. Desde la LVP hemos querido dar un nuevo aire a la competición, y vimos que esta era la mejor solución para equilibrar la incorporación de dos equipos más sin perder la emoción o generar desgaste en el espectador. Para todos aquellos que nos sigáis desde las otras temporadas sabréis que la tensión, el espectáculo y la carga que puede tener un jugador en este formato son totalmente distintos. Imaginaos la remontada de un último jugador barriendo a los tres rivales. Flipante, ¿no?

Seguramente lo reconozcáis por rey de la pista o incluso king of the hill (KOTH): tres jugadores por equipo. Si pierdes, eliminado; si ganas, continúas. El equipo que pierda a sus tres jugadores pierde el set y el partido. Simple, ¿verdad?

Pero lo cierto es que cambia totalmente la dinámica de la Superliga Orange. Llegar a un set decisivo de esta forma disminuye la necesidad imperante de un largo roster de todo jugadores top. Un par de jugadores pueden solventar la papeleta y proclamar victorioso a su equipo. El año pasado, con que un jugador tuviera un mal día, vimos cómo muchos equipos caían sin posibilidad de recuperación. A priori puede parecer esto, pero seguirá siendo necesario seguir teniendo plantillas sólidas y que estas tengan una continuidad y una unión como club. Esta Superliga Orange tendrá 22 jornadas, y los cambios de forma de los jugadores serán muy variados y diversos. Por ello, seguirá siendo necesario un equipo consolidado como plantilla.

Y hablando de plantilla… Muchas veces no se ven ni se conoce, pero todo el equipo detrás de las cámaras ha hecho posible lo que hemos visto en la primera jornada: una nueva línea gráfica, nueva vestimenta, nuevos casters, un nuevo formato de programa, la continuidad de la Grada, el mayor peso de las redes sociales en directo y muchas cosas más que están por llegar para que la evolución del Clash Royale en nuestro país siga siendo tendencia. Pero tranquilos, esto es solo el comienzo y lo mejor está por venir. La conocemos por la Superliga de las Sorpresas, y es por algo.