Punto y seguido

 Joan Prieto,

Las finales de la Superliga Orange de Call of Duty supusieron el desenlace de un relato breve pero intenso. Los cuatro protagonistas, MAD Lions E.C., Vodafone Giants, Movistar Riders y Heretics KFC añadieron su propia nota a un final de temporada que ha sido el más igualado y emocionante que se recuerda.

Para Heretics KFC fue uno de esos finales de pesadilla, de los que las reminiscencias del sueño permanecen brumosas en la conciencia mucho después de haber despertado. Movistar Riders terminó el emocionante capítulo que ha sido su temporada con uno de esos cliffhanger que te dejan a la vez algo enfadados y con ganas de más. Vodafone Giants tuvo un buen final, a pesar de llegar a Gamergy con todas las cartas en contra. Su resultado (segundos) le añadió un matiz irónico a una temporada difícil de definir. Por último, MAD Lions E.C. escribió la mejor conclusión posible para su relato: volver a la competición tras años de ausencia y ganar.

Cuatro subtramas distintas para la gran narración que ha sido esta temporada de la Superliga Orange. Y lo más interesante: todas suponen un punto y seguido de la competición, y marcan el punto de partida de las historias que habrán de desarrollarse a partir de ahora. Para mí este es el gran titular. Gamergy tenía todos los ingredientes para convertirse en un punto y final y, sin embargo, no lo fue. Si Heretics KFC hubiese sido el claro campeón, si Vodafone Giants hubiese caído una vez más en primera ronda, perdiendo del todo y para siempre su confianza y credibilidad, si MAD Lions E.C no hubiese ganado ni un partido, como todo el mundo creía, estaríamos ante un punto muerto y nadie querría seguir una competición tan predecible.

Sin embargo, ahora que ha quedado demostrado que incluso equipos tan favoritos como Heretics KFC pueden caer, que TojoR y Lgend nunca se fueron y pueden ofrecer todavía mucho, que cualquiera puede ganar, incluso MAD Lions E.C. porque la ciencia de ser los mejores en algo no lo es todo. ¿Quién no quiere saber lo que pasará la próxima vez que estos equipos se enfrenten?

 

Gamergy dejó muchas preguntas abiertas: ¿Qué pasó con Heretics? ¿Por qué no lograron ganar ni un partido a pesar de ser objetivamente mejores? ¿Conseguirá alguna vez Movistar Riders llegar a una final, ganar un título? ¿Tienen el mejor equipo para conseguirlo? ¿Qué hará Giants a partir de ahora? Y MAD Lions E.C., ¿podrán alguna vez repetir la hazaña de ganar un título contracorriente? ¿Qué fue, qué fue lo que les hizo ganar? ¿Fue el talento en la sangre? ¿La ambición en estado puro? ¿Qué fue?

Vamos por orden. Creo que Heretics tenía una idea muy concreta de cómo iban a ser las finales: ganarían fácil a MAD Lions E.C y avanzarían por el Winners (Riders sería sin duda peligroso) hasta llegar a la Final. A esto se le sumó la presión de ser tan favoritos. En el caso de equipos tan favoritos como Heretics, a medida que la predictabilidad aumenta, cuando la certeza de que vas a ganarlo todo es tan grande, la posibilidad del fracaso crece exponencialmente y puede jugar en tu contra. Creo que esto es lo que les pasó. Dejando de lado que su forma de jugar pudiese verse alterada por el hecho de jugar en un evento presencial (con unos monitores que no son los tuyos, en un espacio que no es el tuyo, con toda tu afición delante), Heretics se perdió en el caos de la desfragmentación de sus propios esquemas.

Y, ojo, creo que estar acostumbrados a jugar en eventos de la CWL pudo jugarles en contra. Allí el público no es el suyo, juegan normalmente contra equipos desconocidos, con los que no tienen roces, amistades, rivalidades, etc. La forma en la que se gestionan mentalmente los partidos cambia. En las CWL sin duda Heretics se siente más cómodo de lo que se sintió en Gamergy. Allí tienen el cielo por ganar y muy poco que perder. En España, sin embargo, tenían la obligación de ganar y, por tanto, podían perderlo todo. Cuando en la entrevista después del primer partido Lucky se excusó alegando condiciones técnicas lamentables quedó patente que mentalmente Heretics había estado fuera del partido. Nadie duda de que Heretics, a pesar de hacer Top 4 en las finales de la temporada sigue siendo el mejor equipo que hay actualmente en España. Simplemente no supieron comportarse como un equipo campeón encima del escenario, y por eso perdieron.

 

Todo lo contrario le ocurrió a MAD Lions E.C. Eran inferiores a sus rivales en todos los aspectos, y lo sabían. Solo podían recurrir a un elemento para ganar: la actitud. Solo el componente emocional podía llevar este equipo a la victoria. Y así fue. Es cierto que luego hubo muchos elementos que les ayudaron: un Heretics descolocado, un Riders tibio, y un Giants fatigado en la final, pero fue su disposición sobre el escenario lo que les permitió aprovecharse de cada situación y volverlas a su favor. Fue la actitud de los auténticos campeones lo que llevó a hacer cosas que en cualquier otras condiciones hubiesen sido impensables. Luego, el puro talento de sus jugadores, largo tiempo dormido, les dio el empuje definitivo que necesitaban para ganar el título más disputado de todos los tiempos.

Esa actitud fue la que le faltó a Riders para ganar. Un equipo notable en su actuación y con un talante algo desapasionado que les impidió alcanzar la excelencia. Tras la eliminación de Heretics tenían el mejor equipo para ganar y, sin embargo, fueron los segundos en caer, aun habiéndose quedado a un mapa de llegar a la Gran Final en el partido de Winners vs MAD Lions E.C. Un Sammy sublime y sólido, un peLuKaa decisivo, un PuNi brillante solo a veces, y un Supraaz regular pero lejos de la determinación a la que nos tiene acostumbrados en este tipo de eventos fueron los ingredientes de un cóctel al que le faltó algo de picante.

Por último, Vodafone Giants, que tenía el papel de recuperar la credibilidad perdida tras varias temporadas de decepciones, superó con creces nuestras expectativas. Tras una temporada irregular, el equipo pasaba por su peor momento. Rumores anunciaban incluso su disolución. Aun así, volvieron a demostrar que es un equipo que siempre compite el máximo. Giants logró llegar a la final y lo hizo llevando por bandera los valores que siempre les han definido: exigencia, humildad, honestidad y espíritu de equipo. La victoria contra Heretics en el primer encuentro entre ellos que se disputaba en un evento presencial en España fue un golpe sobre la mesa y marcó un punto y seguido en la eterna rivalidad que ambos llevan trazando desde la llegada de Heretics. Después de dos años en los que la nueva generación de talentos dominó el panorama nacional de CoD, los veteranos han vuelto a reconquistar lo que fue suyo, aunque de la mano de los que menos se esperaba.