Vodafone Giants no admite venganzas

 Adrián Romero,

Primer día de competición en Barcelona Games World. Las semifinales de la Iberian Cup arrancaban con un tenso enfrentamiento entre Vodafone Giants y KIYF eSports que no decepcionó en absoluto. 

Cinco mapas y una revancha frustrada. El club barcelonés podía redimirse de lo ocurrido en las pasadas semifinales de la Superliga Orange, donde KIYF sucumbió en el quinto mapa y llevó a Giants al límite. El destino quiso que esta tesitura se repitiese, brindando a los ninjas una nueva oportunidad en la partida definitiva. Estuvo cerca, desde luego, pero KIYF volvió a sufrir una dolorosa derrota.

 

La inmunidad de Giants ante la ofensiva ninja

Comenzaron tímidos ambos equipos, y solo los ganks de Iván "Razork" Martín y Nikolay "Zanzarah" Akatov -por cierto, con su característico Nunu- rompieron la monotonía al inicio de la serie. Pero más allá del baile de Hechizos de Invocador y una primera sangre solitaria para Matthew "Deadly" Smith, la partida mantuvo la pausa hasta el minuto 15, cuando una sublime ejecución de Labros "Labrov" Papoutsakis (Alistar) aventajó a KIYF. Giants apenas se resintió, y pocos minutos después le dio la vuelta a la partida gracias a la labor de Antonio "Th3Antonio" Espinosa (Urgot) como punta de lanza de su equipo. El top laner barcelonés siguió acaparando el protagonismo tras robar un Nashor cuando Giants amagaba con ceder la partida. Esta jugada, además de generar el fulgor del Orange Stadium, fue determinante y sirvió para que los gigantes cerraran el primer mapa.

Giants comenzó errático en el segundo mapa, con varias equivocaciones de Razork y Th3Antonio durante los primeros minutos. Todo ello cambió con una rotación de sus cinco jugadores sobre la línea inferior para responder a la iniciativa de KIYF. Gracias a esta decisión, los gigantes se apuntaron un pleno muy tempranero (apenas 10 minutos de juego), cuyo impulso moral, sin embargo, quedaría totalmente disipado a posteriori. Por suerte para KIYF, Labrov volvía a estar de dulce. Esta vez con Rakan, sus iniciaciones castigaron a Giants, pero en especial a un Razork que se desesperó con su Ekko. Ni siquiera Michael "Roison" Dubiel, rebosante de oro, pudo frenar la agresividad de los ninjas. KIYF colocaba el empate en la serie generando muy buenas sensaciones.

Es bien sabido que al ruso Zanzarah le gusta apostar por campeones menos populares, y decidió optar por Ivern para el tercer mapa. Pero Razork ya había calentado. El jungla madrileño cumplió por fin con las expectativas y sirvió de resorte para que Giants se hiciese con el dominio de la Grieta. Un dominio que, con paciencia y seguridad, no se les escapó en ningún momento. Roison y Deadly habían alcanzado las condiciones óptimas para cada uno de sus personajes (Azir y Ezreal), y en esta ocasión Labrov no pudo herir a los gigantes. Giants volvería a adelantarse en la semifinal, pero KIYF reaccionaría de nuevo.

En el cuarto mapa la acción estuvo mucho más presente. Zanzarah (Nocturne) y Razork (Taliyah), como se preveía antes de comenzar la serie, protagonizaron un encarnizado duelo del que el ruso salió claramente beneficiado en los primeros minutos. Solo Roison, con un Urgot intimidatorio, pudo contener la explosividad con la que KIYF había planteado la partida. Aun así, la escuadra ninja jugó exprimiéndose al máximo, y Dirk "ZaZee" Mallner se sumó a la fiesta con una Cassiopeia soberbia. Poco más que un Nashor necesitó KIYF para sentenciar la partida y, en consecuencia, llevar la serie al quinto mapa. El guion de las semifinales de la Superliga Orange se repetía.

 

Más cerca que nunca

Muy probablemente, los miembros de KIYF recordaron en aquel momento el Hecarim fallido de Orome. Esta vez, el rumano escogería a un Sion con el que resultaría providencial.

Sin miedos. La partida definitiva arrancó con una sucesión de vibrantes jugadas para el deleite de los espectadores y de los asistentes al Orange Stadium. Razork y Deadly sacaron provecho de las trifulcas, aunque KIYF no perdió la fe en ningún momento. Labrov siguió iniciando. Orome siguió mostrando su polivalencia. Los ninjas seguían en la partida.

Tirando de coraje, y de errores rivales, KIYF tuvo muy cerca su remontada y su venganza. Dos cazadas consecutivas sobre Roison y Deadly le otorgaron al club barcelonés la posibilidad del Nashor. Razork no logró robarlo, y los nervios comenzaron a aparecer en los rostros de Vodafone Giants.

Pero fue en el momento clave donde los gigantes hicieron honor a su nombre. Con el Dragón Anciano como testigo de lujo, rugiendo en la nuca de los diez contendientes, Giants condenó a KIYF. Razork se llevó el bufo durante una teamfight tremendamente ajustada, y esto decidió la partida. La resistencia ninja se comenzó a quebrar, y los de Th3Antonio no mostraron piedad. La serie era, definitivamente, suya.

No se debe menospreciar la actuación de KIYF, que por segunda vez consecutiva se queda a las puertas de una final. Matyáš "Carzzy" Orság y compañía abandonaron el Orange Stadium bajo una notable decepción, pero con la sensación reconfortante de haber luchado hasta el final, y su cuerpo técnico se encargó de transmitírselo postpartido.

Exhaustos pero satisfechos. Así abandonaron los jugadores de Vodafone Giants el recinto de Barcelona Games World, al que regresarán el próximo domingo 2 de diciembre para disputar la gran final de la Iberian Cup. Pero los gigantes conocerán a su rival este sábado día 1, que saldrá de la caldeada semifinal entre MAD Lions E.C. y ASUS ROG Army.